Según la OMS, las enfermedades producidas por alimentos, continúan siendo el problema de Salud Pública más extendido en el mundo. La prevención y monitoreo regular del agua que utilizamos en nuestros hogares, empresas e industrias es el primer paso para combatir los micoorganismos que producen enfermedades y de esta forma ofrecer productos y servicios de calidad.

Microbiológicamente hablando, demostrar que el agua es apta para el consumo humano se mide por un Indicador de Potabilidad  llamado  Escherichia Coli, representante de la familia de los Coliformes Fecales; la ausencia de éste microorganismo previene a nuestros consumidores de contraer una enfermedad que puede provocar serios trastornos gastrointestinales (diarrea, vómito).

Laboratorio San José realiza a las pruebas para determinar la calidad del agua que usted utiliza en la preparación de las bebidas y comidas que ofrece a sus clientes en su negocio, hotel o restaurante; estos análisis cumplen con la regulación del Decreto Ejecutivo NO. 32324-H publicado en la Gaceta No. 84 del 3 de Mayo del 2005. Los esquemas de prevención en salud indican que éstos análisis también deben aplicarse al hielo.

El análisis para determinar si el agua es potable incluye los siguientes indicadores:

  • Escherichia coli
  • Coliformes Totales
Cada 6 meses es la frecuencia con que se deben realizar las pruebas en el agua empleada para la preparación de alimentos.

Instrucciones para la toma de muestras de agua de diferentes fuentes:

Grifo o llave de agua corriente

Para toma de muestras de agua de grifo o llave de tubo, de preferencia se deben tomar dos frascos recolectores con agua, se cobra solamente un análisis, el segundo frasco es de respaldo  del laboratorio, en caso de que se derrame la primera muestra o por alguna razón se pierda volumen que requerimos para el análisis.

  • Abrir el grifo y dejar que el agua corra libremente cinco minutos, antes de tomar la muestra.
  • El frasco recolector no debe ser abierto hasta la toma de muestra.
  • Procure que el borde del frasco no entre en contacto con el tubo para evitar contaminación cruzada.
  • Procure que el borde del frasco no entre en contacto con el tubo para evitar contaminación cruzada.
  • Conserve en refrigeración hasta que la muestra llegue al laboratorio para su análisis.
Pozo natural de agua

Para toma de muestras de agua de pozo natural, de preferencia se deben tomar dos frascos recolectores con agua, se cobra solamente un análisis, el segundo frasco es de respaldo  del laboratorio, en caso de que se derrame la primera muestra o por alguna razón se pierda volumen que requerimos para el análisis.

  • Si el pozo no tiene protección, procure tomar la muestra donde no haya acumulación de basurillas: hojas, palillos de arbustos, etc. Esto con el fin de evitar la contaminación cruzada.
  • Si el pozo es muy profundo, puede ayudarse atando el frasco recolector con cinta o tape a una varilla plástica que haya sido previamente desinfectada con alcohol, de manera que facilite la entrada del frasco dentro el pozo hasta 40 centímetros de la superficie del agua, realice un movimiento de rotación para mezclar el líquido y proceda a tomar la muestra.
  • El volumen final es 100 mililitros
  • Procure que el borde del frasco no entre en contacto con el tubo para evitar contaminación cruzada.
  • La muestra debe conservarse en frío hasta que llegue al laboratorio para su análisis.
Tanque de almacenamiento

Para toma de muestras de agua de tanque de almacenamiento, de preferencia se deben tomar dos frascos recolectores con agua, se cobra solamente un análisis, el segundo frasco es de respaldo  del laboratorio, en caso de que se derrame la primera muestra o por alguna razón se pierda volumen que requerimos para el análisis.

  • Una muestra representativa es aquella que comprende la mezcla de varios puntos de muestreo al azar (al menos cinco), procurando que la misma se tome a 40 centímetros de la superficie del agua.
  • Si el pozo es muy profundo, puede ayudarse atando el frasco recolector con cinta o tape a una varilla plástica que haya sido previamente desinfectada con alcohol, de manera que facilite la entrada del frasco dentro el pozo hasta 40 centímetros de la superficie del agua, realice un movimiento de rotación para mezclar el líquido y proceda a tomar la muestra.
  • Si el tanque es muy profundo, puede ayudarse atando el frasco recolector con cinta o tape a una varilla plástica que haya sido previamente desinfectada con alcohol, de manera que facilite la entrada del frasco sin peligro para la persona que recolecta la muestra, el volumen final es de 100 mililitros.
  • La muestra debe conservarse en frío hasta que llegue al laboratorio para su análisis.